Invocación antes de la realización del acto sexual entre los cónyuges
Pregunta y su respuesta, dada por Presencia del Uno al 13.09.2017

 

Ya está indicado desde los Cielos, que antes de la realización del acto sexual entre los cónyuges, es bueno que ellos se sintonicen y dirijan su energía de él hacia las octavas Superiores de la Luz, pronunciando la siguiente invocación:

¡Señor, Te concedo totalmente desinteresado e incondicionalmente
la Energía de la Creación – la energía de la Gran Madre,
la que estamos a punto de remolinar entre nosotros
yo ……(el nombre de pila) y mi esposo/esposa …….(el nombre de pila).
Nosotros entrelazamos nuestra energía masculina y femenina en una unidad unificada
y Te la concedo a que dispongas de ella,
tal como Tú encuentres bien, querido Padre Celestial!
¡Que todo sea según Tú Santa Voluntad, Señor!
AMÉN   TAKA DA BÀDE   OM
¡Te agradezco, Señor, por la ayuda!
¡Gracias! ¡Gracias! ¡Gracias!

Pregunta: Cuando uno de los cónyuges se siente incómodo con la invocación, se niega de leerla y está en desacuerdo, es decir las cosas van a mal, entonces ¿es permisible y es bueno desde el punto de vista del Señor, que solamente uno de los cónyuges se prepare y cómo?

Respuesta: Lo mejor es que los dos cónyuges hagan lo indicado.

Si uno de los cónyuges está sin deseo de leer la invocación por el mismo, es aceptable que la otra pareja conyugal la lea de parte de los dos, y que él solamente escuche y así participe.

Cuando y esta segunda opción también se elimina debido a la actitud negativa de uno de los cónyuges, entonces el otro es necesario que se ponga a pensar cuál es el motivo, y el motivo originario para ello.

Puesto que si durante el acto sexual uno de los cónyuges se imagina, que lo está haciendo con otra pareja, en el caso concreto, de otra mujer, o que participen más mujeres, entonces es completamente comprensible que estará sin ningún deseo de leer o escuchar la invocación. Aquello que pasa en su cabeza como pensamientos o imaginaciones y sentimientos, dirigidos en otra dirección – por completo hacia la red de la ilusión, es peligroso para el otro cónyuge – en este caso es su esposa, si sus pensamientos son puros y ella está en la red de la Luz.

Es también peligroso para los dos cónyuges, si son seres de Luz y alguien del plano fino incita a uno a que haga sexo virtual, ya que es perjudicial durante la realización real del acto sexual. Puesto que esto se considera infidelidad en pensamientos y sentimientos, ya que lleva a la energía sexual – la energía de la creación y de los dos cónyuges en este momento a la red de la ilusión, y esto conlleva una carga kármica, y a la rotura de la integridad del aura familiar (si haya quedado hasta este momento algo de él o si alguna vez la haya habido), y a la creación de la oportunidad a que en él (el aura) invadan seres astrales y que se alimentan de esta energía sexual dirigida erróneamente, y distorsionando la energía del Amor Divino, la que cesa de ser tal energía.

Cuando uno de los cónyuges pronuncia la invocación indicada, él protege a los dos del caos. Cuando y los dos cónyuges lo hacen, la energía del acto sexual se dirige hacia las octavas Superiores de la Luz en sus Presencias Superiores YO SOY, y les puede ser de ayuda a ellos dos y a sus hijos y nietos en caso de necesidad.

Cuando uno de los dos cónyuges, sin embargo, es representante de alguna de las redes de la ilusión o es ser Claro, pero ha dirigido su vida en el pecado y se encuentra prioritariamente en la red de la oscuridad y ahí entrega su energía, y se niega rotundamente a escuchar la invocación en consentimiento silencioso, o incluso está totalmente en contra de que sea incluido su nombre en esta invocación, entonces al otro cónyuge le queda únicamente hacer la invocación ya indicada antes de la realización del acto sexual, pero solamente de su parte/nombre, pronunciando claramente:

Si fuese mujer:

¡Señor, Te concedo totalmente desinteresada e incondicionalmente
la Energía de la Creación – la energía de la Gran Madre,
la que yo …..( el nombre de pila) estoy a punto de remolinar con mi esposo.
Yo entrelazo mí energía femenina en una unidad unificada
con la energía de mi esposo y Te la concedo a que dispongas de ella,
tal como Tú encuentres bien, querido Padre Uno!
¡Que todo sea según Tú Santa Voluntad, Señor!
AMÉN   TAKA DA BÀDE   OM
¡Te agradezco, Señor, por la ayuda!
¡Gracias! ¡Gracias! ¡Gracias!

Si fuese hombre:

¡Señor, Te concedo totalmente desinteresado e incondicionalmente
la Energía de la Creación – la energía de la Gran Madre,
la que yo …..( el nombre de pila) estoy a punto de remolinar con mi esposa.
Yo entrelazo mí energía masculina en una unidad unificada
con la energía de mi esposa y Te la concedo a que dispongas de ella,
tal como Tú encuentres bien, querido Padre Uno!
¡Que todo sea según Tú Santa Voluntad, Señor!
AMÉN   TAKA DA BÀDE   OM
¡Te agradezco, Señor, por la ayuda!
¡Gracias! ¡Gracias! ¡Gracias!

También estaría bien que este cónyuge, quien pronuncia la invocación, observe después de haber hecho el acto sexual cómo se siente – si hay un flujo de energía hacia él, si está alegre, si le es ligero al Alma, si tiene ganas de cantar, si tiene ganas de trabajar, como normalmente ocurre cuando la energía de los dos está dirigida hacia los Cielos, o es justo lo contrario.

Y si el resultado es negativo, y se mantiene así a lo largo de bastante tiempo, y sigue siendo así después de que él durante un tiempo determinado pronuncie la invocación solamente de su parte, entonces debería de reflexionar profundamente y hacerse alguna que otra pregunta, mientras aun se encuentra en relativa buena salud.

YO SOY Presencia del Uno

 

© Rositza Avela

Volver a Instrucciones


UNIÓN
www.edinenie-vsemirno.net